domingo, septiembre 30, 2007

LA PRISIONERA NUMERO 280.-




Consideramos algo difícil tocar el tema de la Reina María Antonieta por muchísimas razones. Nunca una mujer fue tan difamada, tan calumniada ni odiada en su momento al igual que tan elogiada y amada como ella. Y su martirio fue tan grande e inmerecido, como pocos.
Además, habiendo sido un caso tan sonado, tan estudiado, analizado, revisado y con tanta luz a través de más de doscientos años y con tantos intereses en juego, tenemos el temor de cometer una grave equivocación que pudiera dar un resultado contrario a lo que queremos presentar.
Son tan pocas personas con la prudencia, el conocimiento profundo, la comprensión, la visión de una dimensión realista para dar una opinión centrada, imparcial y más que nada justa sobre la Reina María Antonieta, y una de ellas es la escritora Elena María Vidal, cuyo blog, en Inglés, es el que recomendamos para tal caso: Tea at Trianon (Té en el Trianón, el lugar que la Reina convirtió en su refugio y al que invitaba a sus amigos más cercanos).- El link está en la columna de la derecha.- Ella escribió una biografía de la Reina de Francia que tuvo una gran aceptación “Trianon” entre los conocedores y le siguió el libro “Madame Royale” con mucho éxito.
Está mas claro que nunca que la Revolución Francesa se trataba de acabar con todo lo que el hombre consideraba bueno, con todo aquello que significara dignidad, honor, disciplina, orden y conciencia: Dios, la religión, la Iglesia, los principios morales, los principios sociales, y el peor enemigo de los Acelerados: LA FAMILIA que los llevó a agredir violentamente a la figura del padre (negación de Dios, el asesinato del Rey Luis XVI y del Rey Luis XVII), ensuciar y despedazar la figura de la madre y de la esposa digna y leal (María Antonieta).
Los analistas políticos y sociales más serios califican a la Revolución Francesa como el principio del derrumbe de la civilización occidental.
No tocaremos, por ahora, los aspectos de la vida de la Reina antes de su desgracia.- En esta ocasión nos enfocaremos a sus últimos días y horas, que fueron los más amargos que cualquier otra mujer haya padecido, tal vez sólo comparable con el profundo dolor y sufrimiento de su hija María Teresa Carlota.- Todo por un odio irracional, una esquizofrénica misoginia y la cobardía de los “machos” que con abuso de poder y en pandilla, vacían en un ser indefenso todas sus frustraciones y fracasos, haciéndolo pagar crímenes inventados en sus enloquecidas mentes para luego culpar a la víctima y proclamarse “héroes y defensores de la patria”, elogiándose unos a otros y jalando a más cómplices (el pueblo) en un intento por engañar a sus propias conciencias y cuando se ofrezca, endilgarles el peso de la culpa.- Sabrá Dios cómo hayan sido los últimos momentos de todos esos asesinos: los que recibieron su bien ganado castigo al morir en la guillotina, condenados por sus propios cómplices (que al no poder soportar tanta culpa, asesinaron a sus compinches tratando de lavarse la sangre de la inocente Familia Real, pensando que así Dios y la historia los perdonaría) y los sobrevivientes que murieron ancianos: ¡Qué difícil habrá sido para ellos el momento de la verdad! Pero ¡MERECIDO SE LO TENIAN!
El día 2 septiembre de 1793, el periodista difamador, ateo y fanático republicano, Jacques Hébert, se dirigió al Comité de Seguridad Pública para decirles: “Les he prometido (a mis lectores) la cabeza de Antonieta. Voy a ir a cortársela yo mismo si se tardan en dármela”.-
Esto es un claro indicativo del odio que los misóginos Acelerados sentían por la Reina de Francia (figura de la madre y la esposa) y buscaban afanosamente un pretexto, el más pequeño y el que fuese para poder utilizarlo en su contra pues no había nada, pero nada que la pudiera inculpar en la acusación de “traición contra Francia” que le querían enjaretar a toda costa.
María Antonia Josefa Juana De Habsburgo y Lorena, hija del Emperador Francisco I y de la Emperatriz María Teresa de Austria.- Cuyo nombre fue cambiado al Francés al casarse con el entonces heredero de la Corona de Francia, el Delfín Louis Augusto, como “Marie Antoinette”, había sido hecha prisionera con su familia: Su esposo el Rey Luis XVI, su cuñada Madame Elisabeth, su hija mayor Maria Teresa Carlota (Madame Royale) y su segundo hijo varón, el Delfín Luis Carlos.
Después de haber sido confinados en el Palacio de las Tullerías al fracasar el intento de huída y ser sorprendidos en Varennes (1791) y cuando ese Palacio fue asaltado por segunda vez por la chusma azuzada por los sanguinarios y enloquecidos revolucionarios, suceso en el que estuvieron a punto de perder sus vidas, fueron transferidos a la edificación conocida como El Temple en agosto de 1792.
El 21 de enero de 1793, la Reina perdió a su esposo, a manos de los despiadados asesinos Acelerados. Las humillaciones y molestias sin fin de parte de los guardias y los comisarios del Temple quedaron en nada, al enterarse la familia de que el Rey había sido condenado a muerte por esa turbamulta de locos furiosos. Fue dolorosísima la despedida un día antes.
Luis Carlos, nuestro Sol Robado, sufrió lo indecible al saber que iba a perder a su padre.- Ahí mostró una valentía con la que los sanguinarios y cobardes revolucionarios no soñaron jamás sentir en su vida, pues exigía y suplicaba el niño de apenas 7 años se le dejara salir a hablarle al pueblo y hacerles saber lo bueno que era su padre para salvarle la vida.
Si se le hubiera permitido a este valiente niño hacerlo, la historia sería otra.- Estamos seguros. Imaginen con ese arrojo y valor, el gran Rey que hubiera sido para su pueblo.
Ese día tan triste para la gente de bien y de vergüenza e infamia para los Acelerados, al escuchar los cañonazos que señalaban la ejecución del Rey, María Antonieta cayó desmayada de dolor.
Desde ese momento ella, según contó después en sus memorias Madame Royale, ya no distinguía el día de la noche. Perdió el apetito y comenzó a perder peso también.
Pero estos brutos sanguinarios no se conformaron con eso; había que abusar hasta lo último de una mujer indefensa y en sus garras.-
El día 3 de julio de ese mismo año, 6 meses después del asesinato de su esposo, el gobierno de los Acelerados le arrebató del modo más vil y cruel a su hijo, ahora con 8 años de edad, el Rey Luis XVII que fue proclamado como tal por los monarquistas y su tío el Conde de Provenza en el exilio. (Ver entrada anterior sobre este episodio).
Su dolor era ahora más grande pero, faltaba más: No se le permitía ver a Luis Carlos ni por un momento aun cuando el niño estaba prisionero en la misma edificación.- Ese mismo día, el Rey Luis XVII, le fue entregado al zapatero Antoine Simón, un incondicional de Hébert y de Robespierre.-
La Reina, que había dado con una rendija en su celda, esperaba horas para verlo pasar. Esa era su única alegría, verlo de lejos. Y él ni siquiera se enteraba que su madre lo veía por unos cuantos segundos y a él no se le permitía tampoco ver a su madre. Ella se ponía muy mal cuando veía pasar al Rey, con su cabecita baja, detrás del burlesco zapatero mostrando tristeza y dolor, portando el gorro frigio y la cocada tricolor, cantando canciones indecentes en contra de Dios, de la Iglesia y de ella.
Ah, pero eso no era suficiente para los cobardes Acelerados. Ellos utilizaron el terror como su arma favorita.
El 2 de agosto de 1793 (un mes después de la separación de Luis Carlos) y como siempre, en la hora más molesta, a las 2:00 de la mañana, llegaron unos comisarios a despertar a la Reina y le ordenaron vestirse.
Fue sacada del Temple, dejando atrás a su cuñada Madame Elisabeth y a su hija, la llevaron cruzando todo París a la Prisión de la Conserjería (La Concergierie).-
Esa prisión era considerada como la antesala de la guillotina.
La cascada de humillaciones no tendría fin: Se le impuso el nombre de “Viuda Capeto” (Veuve Capet) también el de “Antonieta Capeto” y por supuesto que los 'valientes y democráticos héroes' no iban a escatimarle un insulto más: Ficharla como se hacía con las prostitutas como la “Prisionera No. 280” .
¡Noooooo, qué grandes logros de los cobardes y abusivos Acelerados en favor del pueblo!

--- Continuará -

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

-Última imagen (perfil) del Rey en vida y en prisión ¡Qué personalidad tan fuerte irradiando autoridad y majestad!-

Attention English-Speaking visitors: This blog is entirely in Spanish as there is scarce, almost inexistent, information on this tragic real-life event in the Hispanic America: Legacy of the revolutionary governments that sprang up in so many countries in the Americas, inspired in the shameful and ominous French Revolution.-/////////////////////////////////// Tenemos que mencionar que nos llena enormemente de orgullo y nos honra al máximo recibir la visita de todas las universidades del mundo incluyendo las mas antiguas y de tantos y tantos eruditos y conocedores de estos acontecimientos. Ojala que muchos universitarios no se limiten a leer solamente una página, el blog entero es de ustedes.- Gracias