martes, julio 27, 2010

9/THERMIDOR/II - TRIBUTO AL BARON JEAN DE BATZ

Julio 26-27, 1794.

Esta es la fecha que debería de estar celebrando con alegría y orgullo el pueblo Francés y el mundo entero ya que fue el final del Gran Terror y la caída del multi-asesino y sicópata Jacobino, Robespierre significando esto el fin del asqueroso y fracasado movimiento conocido como Revolución Francesa. La caída de los Acelerados "Revolucionarios" fue fraguada por el magnífico y leal BARON JEAN PIERRE DE BATZ.

Es por ello que les estoy compartiendo una probadita chiquininita de lo que es LA PIMPINELA ESCARLATA, personaje basado en el GRANDIOSO Barón Jean de Batz, que en la vida real fue un joven multi-millonario Francés, que cuando tenía 14 años sirvió en el ejército para luego dedicarse a las finanzas con enorme éxito. Siguió con mucha preocupacion los malhadados eventos de la revolución Francesa y fue tomando nota de todos los aristócratas y demás que traicionaron al Rey. Era super dotado de inteligencia y demostró una y otra vez una lealtad a toda prueba para su Rey. Se dedicó en cuerpo y alma a trabajar como contra-revolucionario con la más fina de las inteligencias y en la sombra. Conocía muy bien la clase de pelafustanes que componían la basura humana auto-llamada revolucionaria y tuvo un éxito fenomenal al corromper a todos ellos y ponerlos unos contra otros.


Estos actos que van a leer, eran a los que se dedicaba cuando no estaba urdiendo y ejecutando planes para rescatar al Rey Luis 16, llevando a cabo uno de los más audaces cuando el Rey iba en camino a la guillotina pero que fracasó y terminó con la muerte de varios heroicos jóvenes aristócratas que lo iban ayudando. Igual urdió muchos planes y gastó fortunas para rescatar a la Reina María Antonieta y al pequeño Delfín, o Rey Luis 17, fallando en detalles totalmente inesperados y que no era más que el mal sino que persiguió a la Familia Real. Fue ayudado por el Chevalier de Rougeville (inmortalizado éste por la novela de Alejandro Dumas: El Caballero de la Mansión Roja).

Otra de las obras cumbre del Barón fue cuando compró el voto de los diputados de la "Convention Nationale" para que aprobaran la Ley de Precios Máximos de Robespierre y que era totalmente contraria al pueblo y esto le ganó al Carnicero de Arras, el repudio popular pues con sus políticas económicas y malos manejos causó la muerte por hambre y frío de familias enteras por toda Francia y comenzó a preparar su caída.

Otro trancazo fue cuando implicó magistralmente en un fraude super mega millonario a varios de los jefes revolucionarios, "idealistas y democráticos" diputados (Fabre d'Eglantine entre otra fauna) en la compañía French West Indies, y les valió a esas ratas su condena a la guillotina. Aquí cayeron nada más como 50 ratas "revolucionarias". Igual puso de contra-punta a Hébert (un cobarde pasquinero enemigo de la Reina) y Robespierre, muriendo primero el malditisímo y chillón Hébert bajo la navaja.

Y exactamente a 1 año, 6 meses y 6 días del injusto e ilegal asesinato del Rey más virtuoso de Francia, Luis 16, contrapunteó y le dio valor y $$$ a un diputado que logró conjuntar la fuerza de otros más para la caida de Robespierre, sus compinches St. Just y otros Acelerados junto con el zapatero remendón, "tutor" y atormentador del pequeño Rey Luis 17, Antoine Simón. Siempre he creido que ese balazo que le dieron en la quijada a Robespierre, ha de haber sido ordenado por el mismo Barón de Batz.

Acabó con todos los jefes revolucionarios desde la sombra (El Zorro). Esta bola de malditos perros nunca supo de dónde ni de parte de quien les llegaron los trancazos pero los acabó. Los mandó al otro mundo de volada haciéndolos pagar sus crímenes contra tantos inocentes con la misma moneda: exhibiéndolos en las carretas, expuestos al desprecio de la chusma y la guillotina. Nunca pudieron arrestarlo pues tenía muchas casas, disfraces, escondites y era super listo. Una sola vez lo pudieron arrestar (bajo el gobierno de Napoleón) pero logró escapar a Suiza. Murió en Francia, a los 68 años de edad, y aunque logró acabar con la Revolución, nunca lo abandonó la tristeza por no haber podido salvar de la muerte al Rey Luis 16, a la Reina María Antonieta, a la hermana menor del Rey, Madame Elisabeth y le dolió mucho más no haber podido rescatar por más que lo intentó, aún a costa de su vida, al pequeño Rey Luis 17. Pero sí se las cobró y a todo dar! En 1793, en su lucha contra-revolucionaria, él tenía apenas 34 años.

Es necesario agregar como lo hemos señalado en otras piezas de este mismo blog que el personaje de El Zorro también fue inspirado por el mismo Barón Jean de Batz.

Bueno, aquí sigue un pedacito. Ya si a ustedes les gusta, y yo creo que sí, pues se compran el libro.

El Barón de Batz era Francés pero el personaje de la novela aparece como Lord Inglés con el nombre de Percy Blake que utilizaba una tarjeta de presentación con una Pimpinela Escarlata.
****************************
LA PIMPINELA ESCARLATA
Baronesa de Orczy

PARIS, SEPTIEMBRE DE 1792

Una muchedumbre enfurecida, hirviente y vociferante de seres que sólo de nombre eran humanos, pues a la vista y al oído no parecían sino bestias salvajes, animados por las bajas pasiones, la sed de venganza y el odio.

La hora, un poco antes del crepúsculo, y el lugar, la barricada del Oeste, el mismo sitio en que, una década después, un orgulloso tirano erigiría un monumento imperecedero a la gloria de la nación y a su propia vanidad.

Durante la mayor parte del día la guillotina había desempeñado su espantosa tarea: todo aquello de lo que Francia se había jactado en los siglos pasados, apellidos ancestrales y sangre azul, pagaba tributo a su deseo de libertad y fraternidad.

Que a últimas horas de la tarde hubiera cesado la carnicería únicamente se debía a que la gente tenía otros espectáculos más interesantes que presenciar, un poco antes de que cayera la noche y se cerraran definitivamente las puertas de la ciudad.

Y por eso, la muchedumbre abandonó precipitadamente la Place de la Gréve y se dirigió a las distintas barricadas para asistir a aquel espectáculo tan divertido.

Podía verse todos los días, porque ¡aquellos aristócratas eran tan estúpidos!

Naturalmente, eran traidores al pueblo, todos ellos: hombres y mujeres, y hasta los niños que descendían de los grandes hombres que habían cimentado la gloria de Francia desde la época de las Cruzadas, la vieja noblesse.

Sus antepasados habían sido los opresores del pueblo, lo habían aplastado bajo los tacones escarlata de sus delicados zapatos de hebilla y, de repente, el pueblo se había hecho dueño de Francia y aplastaba a sus antiguos amos -no bajo los tacones, porque la mayoría de la gente iba descalza en aquellos tiempos-, sino bajo un peso más eficaz, el de la cuchilla de la guillotina.

Y cada día, cada hora, el repugnante instrumento de tortura reclamaba múltiples víctimas: ancianos, mujeres jóvenes, niños pequeños, hasta el día en que reclamara también la cabeza de un rey y de una hermosa y joven reina.

Pero así debía ser, ¿acaso no era el pueblo el soberano de Francia? Todo aristócrata era un traidor, como lo habían sido sus antepasados.

El pueblo sudaba y trabajaba y se moría de hambre desde hacía doscientos años para mantener el lujo y la extravagancia de una corte libidinosa; ahora, los descendientes de quienes habían contribuido al esplendor de aquellas cortes tenían que esconderse para salvar la vida, escapar si querían evitar la tardía venganza de un pueblo.

Y, efectivamente, intentaban esconderse, e intentaban escapar; en eso radicaba precisamente la gracia del asunto. Todas las tardes, antes de que se cerraran las puertas de la ciudad y de que los carros del mercado desfilaran por las distintas barricadas, algún aristócrata estúpido trataba de librarse de las garras del Comité de Salud Pública.

Con diversos disfraces, bajo distintos pretextos, intentaban cruzar las barreras, bien protegidas por los ciudadanos soldados de la República. Hombres con ropas de mujer, mujeres con atuendo masculino, niños disfrazados con harapos de mendigo.

Los había de todos los tipos: antiguos condes, marqueses, incluso duques que querían huir de Francia, llegar a Inglaterra o a otro maldito país, y allí despertar sentimientos contrarios a la gloriosa Revolución, o formar un ejército con el fin de liberar a los desgraciados prisioneros que antes se llamaban a sí mismos soberanos de Francia.

Pero casi siempre los cogían al llegar a las barricadas, sobre todo en la Puerta del Oeste, vigilada por el sargento Bibot, que poseía un olfato prodigioso para descubrir a los aristócratas, aunque fueran perfectamente disfrazados.

Y, naturalmente, era entonces cuando empezaba la diversión. Bibot observaba a su presa como el gato observa al ratón; jugueteaba con ella, a veces durante un cuarto de hora; simulaba que se dejaba engañar por el disfraz, las pelucas y los efectos teatrales que ocultaban la identidad de un antiguo marqués o un conde.

¡Ah! Bibot tenía un gran sentido de humor, y merecía la pena acercarse a la barricada del Oeste para verle cuando sorprendía a un aristócrata en el momento en que intentaba escapar a la venganza de su pueblo.

A veces, Bibot permitía a su víctima traspasar las puertas, le dejaba creer al menos durante dos minutos que de verdad había huido de París, que incluso lograría llegar sana y salva a Inglaterra; pero cuando el pobre desgraciado había recorrido unos diez metros hacia la tierra de la libertad, Bibot enviaba a dos de sus hombres detrás de él y lo traían despojado de su disfraz.

¡Ah, qué gracioso era aquello! Pues, con mucha frecuencia, el fugitivo resultaba ser una mujer, una orgullosa marquesa que ponía una expresión terriblemente cómica al comprender que había caído en las garras de Bibot, sabiendo que al día siguiente le esperaba un juicio sumarísimo y, a continuación, el cariñoso abrazo de Madame Guillotina.

No es de extrañar que aquella hermosa tarde de septiembre la muchedumbre que rodeaba a Bibot estuviese impaciente y excitada.

La sed de sangre aumenta cuando se satisface, y nunca se llega a saciar: aquel día, la multitud había visto caer cien cabezas nobles bajo la guillotina y quería cerciorarse de que vería caer otras cien a la mañana siguiente.

Bibot estaba sentado sobre un tonel vacío, junto a las puertas; tenía bajo su mando un pequeño destacamento de ciudadanos soldados.

Últimamente se había multiplicado el trabajo. Aquellos malditos aristócratas estaban aterrorizados y hacían todo lo posible por salir de París: hombres, mujeres y niños cuyos antepasados, aun en épocas remotas, habían servido a los traidores Borbones eran también traidores y debían servir de pasto a la guillotina.

Cada día Bibot tenía la satisfacción de desenmascarar a unos cuantos monárquicos fugitivos y de hacerlos volver para que los juzgara el Comité de Salud Pública, que estaba presidido por el ciudadano Foucquier Tinville, un buen patriota.

Robespierre y Danton habían felicitado a Bibot por su celo, y Bibot estaba orgulloso de haber enviado a la guillotina al menos a cincuenta aristócratas por iniciativa propia.

Pero aquel día todos los sargentos de las distintas barricadas habían recibido órdenes especiales. Últimamente, un elevado número de aristócratas había logrado escapar de Francia y llegar a Inglaterra sanos y salvos.

Corrían extraños rumores sobre aquellas fugas; se habían hecho muy frecuentes y extraordinariamente osadas, y la gente empezaba a pensar cosas raras. El sargento Grospierre había acabado en la guillotina por haber dejado que una familia entera de aristócratas escapara por la Puerta del Norte ante sus mismísimas narices.

Todo el mundo decía que aquellas fugas las organizaba una banda de ingleses de una osadía increíble que, por el simple deseo de meterse en asuntos que no les concernían, dedicaban su tiempo libre a arrebatar a Madame Guillotina las víctimas que en justicia le estaban destinadas.

Estos rumores pronto adquirieron unos tintes absurdos. No cabía duda de que existía una banda de ingleses entrometidos; además, se decía que la dirigía un hombre de un valor y una audacia poco menos que fabulosos.

Circulaban extrañas historias que aseguraban que tanto él como los aristócratas a los que rescataba se hacían invisibles repentinamente al llegar a las puertas de la ciudad y que las traspasaban por medios sobrenaturales.

Nadie había visto a aquellos misteriosos ingleses, y en cuanto a su jefe, nunca se hablaba de él sin un escalofrío supersticioso.

En el transcurso del día, el ciudadano Foucquier Tinville recibía un trozo de papel de procedencia desconocida; a veces lo encontraba en un bolsillo de la chaqueta; en otras ocasiones se lo entregaba alguien de entre la multitud, mientras se dirigía a la reunión del Comité de Salud Pública. La nota siempre contenía una breve advertencia de que la banda de ingleses entrometidos estaba en acción, y siempre iba firmada con un emblema en rojo, una florecilla en forma de estrella, que en Inglaterra se llama pimpinela escarlata. Al cabo de unas horas de haber recibido la desvergonzada nota, los ciudadanos del Comité de Salud Pública se enteraban de que unos cuantos monárquicos y aristócratas habían logrado llegar a la costa y se dirigían a Inglaterra.

Se había duplicado el número de guardias en las puertas de la ciudad, se había amenazado con la guillotina a los sargentos al mando y se ofrecían cuantiosas recompensas por la captura de aquellos atrevidos y descarados ingleses. Se había prometido una suma de cinco mil francos a quien atrapara al misterioso y escurridizo Pimpinela Escarlata.

Todos pensaban que Bibot sería esa persona, y él dejaba que esta creencia cobrase fuerza en la mente de todos; y así, día tras día, la gente iba a verlo a la Puerta del Oeste para estar presente cuando atrapase a los aristócratas fugitivos a los que acompañase el misterioso inglés.

-¡Bah! -dijo Bibot a su cabo de confianza-, ¡El ciudadano Grospierre era un imbécil! Si hubiera sido yo quien hubiera estado en la Puerta del Norte la semana pasada.

El ciudadano Bibot escupió en el suelo para expresar su desprecio por la estupidez de su camarada.

-¿Cómo ocurrió, ciudadano? -preguntó el cabo.

-Grospierre estaba en la puerta, de guardia - contestó Bibot con ademán ampuloso, mientas la multitud lo rodeaba, escuchando con interés su relato--Todos hemos oído hablar de ese inglés entrometido del maldito Pimpinela Escarlata. No pasará por mi puerta, ¡morbleu!, a menos que sea el mismísimo diablo.

-Pero Grospierre era imbécil. Los carros del mercado pasaban por las puertas; había uno cargado de barriles, conducido por un viejo, con un niño a su lado. Grospierre estaba un poco borracho, pero se creía muy listo.

-Miró dentro de los barriles -al menos en la mayoría- y, como vio que estaban vacíos, dejó pasar al carro.

Un murmullo de ira y desprecio circuló por el grupo de pobres diablos harapientos que se arremolinaban en torno al ciudadano Bibot.

-Media hora más tarde -prosiguió el sargento- aparece un capitán de la guardia con un escuadrón de doce soldados. «¿Ha pasado un carro por aquí?», le pregunta jadeante a Grospierre, «Sí», contesta Grospierre, «no hace ni media hora». «¡Y les has dejado escapar!», grita furioso el capitán. «¡Irás a la guillotina por esto, ciudadano sargento! ¡En ese carro iban escondidos el duque de Chalis y toda su familia!» «¿Qué?», bramó Grospierre, pasmado. «¡Sí! ¡Y el conductor era ni más ni menos que ese maldito inglés, Pimpinela Escarlata!»

La multitud acogió el relato con un rugido de indignación. El ciudadano Grospierre había pagado su terrible error con la guillotina, pero, ¡qué estúpido! ¡Qué estúpido!

Bibot se rió tanto de sus propias palabras que tardó un rato en poder continuar.

-«¡Tras ellos, soldados!», gritó el capitán - dijo al cabo de unos minutos-. «¡Acordaos de la recompensa! ¡Tras ellos! ¡No pueden haber llegado muy lejos!» Y a continuación cruzó la puerta, seguido por una docena de hombres.

-¡Pero ya era demasiado tarde! -exclamó con excitación la muchedumbre.

-¡No los alcanzaron!

-¡Maldito sea ese Grospierre por su estupidez!

-¡Recibió su merecido!

-¡A quién se le ocurre no examinar los barriles como es debido!

Pero aquellos comentarios parecían divertir extraordinariamente a Bibot; rió hasta que le dolieron los costados y le rodaron las lágrimas por las mejillas.

-¡No, no! -dijo al fin-. ¡Si los aristócratas no iban en el carro, y el conductor no era Pimpinela Escarlata!

-¿Cómo?

-¡Cómo que no! ¡El capitán de la guardia era ese maldito inglés disfrazado, y todos los soldados, aristócratas!

En esta ocasión, la gente no dijo nada; aquella historia tenía un aire sobrenatural, y aunque la República había abolido a Dios, no había conseguido aniquilar el temor a lo sobrenatural en el corazón del pueblo. Verdaderamente, aquel inglés debía ser el mismísimo diablo.

El sol se hundía por el oeste. Bibot se dispuso a cerrar las puertas.

-En avant los carros -dijo.

Había unos doce carros cubiertos en fila, dispuestos para abandonar la ciudad con el fin de recoger los productos del campo que se venderían en el mercado a la mañana siguiente. Bibot los conocía a casi todos, pues traspasaban la puerta que estaba a su cargo dos veces al día, cuando entraban y salían de la ciudad.

Hablaba con un par de conductores -mujeres en su mayoría- y examinaba minuciosamente el interior de los vehículos.

-Nunca se sabe -decía siempre-, y no voy a dejarme sorprender como le ocurrió al imbécil de Grospierre.

Las mujeres que conducían los carros solían pasar el día en la Place de la Gréve, bajo la tarima de la guillotina, tejiendo y chismorreando mientras contemplaban las filas de carretas que transportaban a las víctimas que el Reinado del Terror reclamaba diariamente.

Era muy entretenido ver la llegada de los aristócratas a la recepción de Madame Guillotina, y los sitios junto a la tarima estaban muy solicitados. Durante el día, Bibot había estado de guardia en la Place.

Reconoció a la mayoría de aquellas brujas, las tricoteuses, (tejedoras) como se las llamaba, que pasaban horas enteras tejiendo, mientras bajo la cuchilla caía una cabeza tras otra, y en muchas ocasiones les salpicaba la sangre de aquellos malditos aristócratas.

-¡Hé, la mére! -le dijo Bibot a una de aquellas horribles brujas-. ¿Qué llevas ahí?

Ya la había visto antes, con su labor de punto y el látigo del carro al lado. La vieja había atado una hilera de cabellos rizados al mango del látigo, de todos los colores, desde el dorado al plateado, rubios y oscuros, y los acarició con sus dedos enormes y huesudos mientras respondía riendo a Bibot:

-Me he hecho amiga del amante de Madame Guillotina -dijo, emitiendo una risotada grosera-. Los fue cortando mientras rodaban las cabezas para dármelos. Me ha prometido que mañana me dará más, pero no sé si estaré en el sitio de siempre.

-¡Ah! ¿Y cómo es eso, la mére? -preguntó Bibot, que, aun siendo soldado endurecido, no pudo evitar un estremecimiento ante aquella repulsiva caricatura de mujer, con su repugnante trofeo en el mango del látigo.

-Mi nieto tiene la viruela -respondió señalando con el pulgar hacia el interior del carro-. Algunos dicen que es la peste. Si es así, mañana no me dejarán entrar en París.

Al oír la palabra viruela, Bibot retrocedió inmediatamente, y cuando la vieja habló de la peste, se apartó de ella con la mayor rapidez posible.

-¡Maldita seas! -murmuró, y la multitud se apresuró a alejarse del carro, que quedó solo en medio de la plaza.

La vieja bruja se echó a reír.

-¡Maldito seas tú, ciudadano, por tu cobardía! -dijo- ¡Bah! ¡Vaya un hombre, que tiene miedo a la enfermedad!

-¡Morbleu! ¡La peste!

Todos se quedaron espantados, en silencio, horrorizados por el odioso mal, lo único que aún era capaz de inspirar temor y asco a aquellos seres salvajes y embrutecidos.

-¡Largaos, tú y tu prole apestada! -gritó Bibot con voz ronca.

Y, tras soltar otra risotada, la vieja fustigó su flaco rocín y el carro traspasó la puerta.

El incidente había estropeado la tarde. A la gente le horrorizaban aquellas dos maldiciones, las dos enfermedades que nada podía curar y que eran precursoras de una muerte espantosa y solitaria.

Todos se dispersaron por los alrededores de la barricada, silenciosos y taciturnos, mirándose unos a otros con recelo, evitando el contacto instintivamente, por si la peste ya rondaba entre ellos.

De repente, como en la historia de Grospierre, apareció un capitán de la Guardia. Pero Bibot lo conocía y no cabía la posibilidad de que fuera el astuto inglés disfrazado.

-¡Un carro! -gritó jadeante el capitán antes de llegar a las puertas.

-¿Qué carro? Preguntó Bibot con brusquedad -Había doce.

-Lo conducía una vieja...

-Una vieja que dijo que su nieto tenía la peste...

-Sí...

-¿No los habrá dejado pasar?

-¡Morbleu! -exclamó Bibot, cuyas mejillas se habían puesto repentinamente blancas de miedo.

-En ese carro iba la condesa de Tournay y sus dos hijos, los tres traidores y condenados a muerte.

-Pero, ¿y el conductor? -balbuceó Bibot al tiempo que un estremecimiento de superstición le recorría la columna vertebral.

-¡Sacré tonnerre! -exclamó el capitán-. ¡Pero si se teme que fuera ese maldito inglés, ¡¡¡ Pimpinela Escarlata!!!

******************************************

Existe ya una nueva versión en película que pasó de noche, pero la primera muy vieja ya, fue actuada por el galán Hollywoodense, Leslie Howard (magnífico). Muchos de los actos del Barón de Batz, han sido añadidos a películas y novelas, entre ellas Corazón Valiente, cuando el personaje principal se va vengando de los que lo traicionaron.- Recordarán ustedes una escena en la película de El Zorro con Antonio Banderas, cuando un grupo de soldados cree que van siguiendo al Zorro pero resulta que él va detrás, no lo ven y poco a poco, él va acabando con cada uno, hasta llegar al que va adelante, que queda solo y lo acaba. Esta fue una hazaña real del Barón de Batz.

La primera venganza que tomó el Barón fue cuando mandó a un voluntario fiel y muy triste ex guardia del Rey, a uno de los restaurantes del Palais Royal, en donde estaba cenando muy feliz y contento el Marqués LePeletier-Saint Fargeau que ese día domingo 20 de enero de 1793, como diputado, había votado por la condena a muerte del Rey, y al tiempo que el guardia le gritaba al viejo: "¡Aquí está tu recompensa, traidor!" lo mató de un balazo en la cabeza. Y así le siguió con muchos traidores.-

El fue el que acuñó la frase al responderle a una persona que le recomendaba perdonar a los Acelerados: "Yo no soy el indicado para perdonar, el único que  puede perdonar es Dios, yo sólo me limito a programarles la cita".

Disfruten la lectura!


¡¡VIVA 9-THERMIDOR-II! 



¡¡VIVA EL BARON JEAN DE BATZ!
Que en Gloria Esté y Dios lo Bendiga

********

Etiquetas: , , ,

4 Comentarios:

Anonymous El Chouan Ibérico dijo...

No hay que olvidar que "La Pimpinela Escarlata", recientemente reeditada en España por la Editorial Homo Legens, es la primera de una serie de novelas dedicada a dicho personaje y su lucha particular contra el revolucionario Chovelin que sirvieron para alimentar el misterio del Temple.

Una gran novela sin duda.

Salud y Amistad

7/28/2010 02:48:00 a.m.  
Anonymous El Chouan Ibérico dijo...

Ah, se me olvidaba no creo que el personaje de la Pimpinela Escarlata este inspirado en el Baron de Batz, hay que recordar que el heróico baron actuó solo en su intento por salvar al rey el mismo día que iba a la guillotina y que a punto estuvo de ser linchado por la multitud sedienta de sangre cuando intentaba abrirse paso hacia la carreta que llevaba a la muerte al rey mártir y que ante la imposibilidad de lograr su objetivo grito ante todos su ¡Vive le Roi!.

Salud y Amistad

7/28/2010 02:51:00 a.m.  
Blogger Maru dijo...

Holaaaaa! ¡Que gusto que me visites de nuevo! Y gracias por tus comentarios.
Yo sí creo que el Zorro y Pimpinela Escarlata sí están inspirados en el Barón Jean de Batz, pues en el fallido rescate del Rey, en su trayecto a la guillotina, fue el primero. Porque él pagó enormes fortunas por el rescate de la Reina, del Delfín, como dolorosamente sabemos, fallidos tambien, uno de los más sonados fue la Conspiración del Clavel, con la ayuda del Chevalier de Rougeville, y sí estuvo detrás de la compra de votos para la aprobación de la Ley de los Precios Máximos y la implicación en el fraude de la compañia Des Indies. Esto explica porqué cada castigo a los jefes revolucionarios tuvo que ver con sus cobardes actos. Hébert y cía que enlodaron el honor de la Reina y que abusaron de la indefensión del Delfín para acusar a su madre y a su tía de corrupción de menores. (Hébert implicado en corrupción), Robespierre, hecho callar (su mejor defensa era la oratoria) con ese balazo en la quijada y que esto obligó a colocarlo acostado de espaldas y tuvo que ver como se le venía encima la navaja, otros asesinados como LePeletier, otros perseguidos, esto lo tuvo que hacer una mano en este mundo, bien planeado y con una fuerza y lealtad como se le conoció a Batz. Sin embargo, precisamente por ser tan evasivo, el Rey Luis XVIII no le reconoció sus esfuerzos, pagándole con ingratitud. Aunque esto último yo creo que tuvo que ver con el interés de Luis 18, o mejor dicho, con el desinterés, si no es que las peores intenciones, para con el pequeño Luis 17. Pues sabemos que hizo todavía más rico, le dió empleo y le sostuvo su título nobiliario a Fouché, que es uno de los candidatos más fuertes a haber hecho desaparecer a nuestro Sol Robado. Existen muchos autores de la época que sostienen que Batz fue el Vengador Justiciero de la Familia Real. Y yo lo creo. Un saludo afectuoso

7/28/2010 10:27:00 a.m.  
Blogger Oscar dijo...

suena interesante, definitivamente conseguire el libro, aunque nunca me han gustado los heroes enmascarados ni los super heroes, parece que este si vale la pena!

9/01/2010 08:31:00 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

-Última imagen (perfil) del Rey en vida y en prisión ¡Qué personalidad tan fuerte irradiando autoridad y majestad!-

Attention English-Speaking visitors: This blog is entirely in Spanish as there is scarce, almost inexistent, information on this tragic real-life event in the Hispanic America: Legacy of the revolutionary governments that sprang up in so many countries in the Americas, inspired in the shameful and ominous French Revolution.-/////////////////////////////////// Tenemos que mencionar que nos llena enormemente de orgullo y nos honra al máximo recibir la visita de todas las universidades del mundo incluyendo las mas antiguas y de tantos y tantos eruditos y conocedores de estos acontecimientos. Ojala que muchos universitarios no se limiten a leer solamente una página, el blog entero es de ustedes.- Gracias