lunes, enero 21, 2008

CONMEMORACION EJECUCION DEL REY LUIS XVI FRANCIA


Enero 21 de 1793: 215 años.

Nos unimos a las diversas e importantes conmemoraciones que se están llevando a cabo desde el jueves 17 hasta el martes 22 de este mes, en honor del Rey Luis XVI, la Familia Real y los Mártires de la revolución, en el 215 aniversario de su asesinato. Dichas conmemoraciones consisten en marchas, conferencias y misas en varias ciudades de Francia. Desde aquí, con mucho respeto, enviamos nuestras oraciones
***********
“¡A este fin, entonces, has llegado, oh, infortunado Louis!”


Al oscurecer del domingo 20 de enero de 1793, alguien tocaba a la puerta del número 483 de la Rue de Bac y le pidió a quien abrió que lo siguiera a la sala de sesiones del consejo de ministros revolucionarios. El desconocido lo llevó al Palacio de las Tullerías (Azulejos) donde fue enterado, para su espantosa sorpresa y tremendo pesar, de la penosa y triste misión para la que fue llamado: Administrarle los últimos auxilios espirituales al Rey Luis XVI.- El sacerdote era el Abad Henry Edgeworth, de origen Irlandés.-El mismo Rey había solicitado al padre Edgeworth.


Después de tener preso al Rey y a su familia desde 1791, en el intento de fuga de Francia (Varennes), primero en el Palacio de las Tullerías (Azulejos) y más tarde en el Temple, los diputados de la Convention Nationale, dominados por el multi-asesino e “idealista democrático” Robespierre, después del ILEGAL y SUCIO proceso, votaron por la muerte de su soberano. Entre los votantes a favor del regicidio, estaba el Duque de Orleáns, Felipe Igualdad (Philippe Egalité), primo del Rey y otros traidores aristócratas y la bien llamada chusma sacerdotal.

A las cinco horas de la mañana del lunes 21 de enero de 1793, el Sr. Cléry, valet de cámara, despierta al Rey que había dormido profundamente esa noche, después de haber cenado y de haberse despedido dolorosamente de su familia. Le arregla el pelo. Mientras, el Rey toma un anillo de su reloj, era su anillo de bodas que ahora iba a regresarle a la Reina María Antonieta como una muda despedida. A las seis y media de la mañana, le fue administrado el sacramento de la eucaristía y continuó rezando por un rato y después estuvo en conferencia con el sacerdote Edgeworth. Decidió no ver a su familia, sería muy difícil de soportar.

A las ocho, entran al Temple los guardias municipales, el Rey les entrega su testamento, mensajes y efectos personales, los que, ellos, brutalmente se niegan a recibir, entonces el monarca les da un rollo de piezas de oro, 125 luises de oro para que se le entreguen al Sr. Malesherbes, quien se los había prestado. A las nueve, Santerre, avisa que ya es hora. El Rey pide tres minutos. Al término de ese tiempo, Santerre de nuevo avisa que ya es hora. 

Poniendo firmemente su pie derecho en el piso, Luis responde “Vamos”. Todos los espacios del Temple son invadidos con el redoblar de los tambores y, por supuesto, resuenan lastimando el corazón de una esposa, que pronto será viuda. Se ha ido y no se despidió. La Reina llora amargamente al igual que la hermana del Rey, Madame Elisabeth y los niños Madame Royale (14 años) y Luis Carlos (7 años).- Pero, también sobre ellos cuatro flota la Muerte, todos morirán espantosamente, excepto una, la Duquesa de Angouleme, ella sobrevivirá pero no con felicidad. Jamás. Ella quedará marcada para siempre por el tormento.

En la puerta del Temple, se oyen, aunque débiles, unos gritos de mujeres piadosas: “¡Gracia, Gracia!”; el resto de las calles esta silencioso como una tumba. Todas las tiendas están cerradas. Todas las ventanas y balcones cerrados. No se permite el tráfico, mas que en una sola. 80 mil hombres armados en fila a lo largo de la calle. Es una ciudad como encantada con silencio y piedra, un carruaje con su escolta, avanzando lentamente, es lo único que se escucha.

Luis Augusto lee en su Devocionario las oraciones de los Moribundos, el ruido de su marcha de la muerte llega a sus oídos dentro del pesado y espeso silencio, pero su pensamiento se vuelve hacia el cielo y olvida la Tierra.

Los acelerados habían advertido al pueblo que aquel que insultara al Rey, sería apaleado y aquel que lo vitoreara sería decapitado. De ahí reinaba un silencio sepulcral.

Al dar las 10 horas, ve la Plaza de la Revolución, antes Plaza Luis XV: Ahí está la guillotina montada cerca del pedestal donde una vez estuvo ubicada la estatua de su abuelo. Alrededor, los cañones y hombres armados. El Duque de Orleáns, en buen lugar, dentro de su cabriolet, ansioso, expectante, esperando se cumpla su deseo largamente acariciado: la muerte de su primo que significaba la eliminación del obstáculo que se atravesaba en su camino hacia la corona Francesa.- Inocente pobre amigo, su corona sería de huesos y su manto un ataúd corriente relleno de cal viva, pues él seguiría a su primo, por el mismo sendero hacia la muerte, condenado por sus mismos cómplices, 15 días antes de cumplirse los diez meses del asesinato del Rey y sus restos quedarían dispersos mezclados con todos los demás guillotinados, haciendo honor a su epíteto: "igualdad".

La Convention, cual parvada de buitres, está cerca, esperando saborear su venganza por el asesinado Marqués Lepelletier Saint-Fargeau. A éste ya lo había despachado por delante un ex guardia del Rey, la noche anterior en un restaurante del Palais Royal, se dice que por encomienda del Barón Jean de Batz.

Sin poner atención a nada de eso, Luis continua leyendo sus plegarias, cinco minutos después de terminar, el carruaje se abre. ¿En que estado de ánimo se encuentra? Diez diferentes testigos darán diez diferentes versiones. Él está en el encontronazo de todos los estados de ánimo, llega ahora al oscuro Mahlstrom y desciende hacia la Muerte, en pesar, en indignación, en resignación, luchando por resignarse. “Le encargo al Sr. Edgeworth, que no sea insultado ni molestado” le dice con firmeza al teniente que está sentado con ellos, luego, los dos descienden.

Los tambores continúan batiendo: Con su voz terrible ordenan: “¡Cállense, silencio!”. El Rey sube al patíbulo, no sin demora, lleva un abrigo de color café rojizo, pantalones color gris, medias blancas. Se quita su saco, trae una camisa de franela blanca. El padre Edgeworth se sorprende al ver el gran valor del Rey.- Los verdugos se acercan para atarle las manos: él no lo acepta, diciendo que él no es un criminal, lucha, se resiste, les dice: “Hagan lo que se les ha ordenado hacer, pero no consentiré que me aten”, el sacerdote, le recuerda como el Salvador, se sometió a ser atado. 

Entonces, el Rey permite que le aten las manos. Su cabeza es descubierta, llega el momento fatal. Avanza hacia la orilla del patíbulo, su rostro “muy rojo” y dice: 

“¡Franceses, muero inocente, es desde el patíbulo y cerca de comparecer ante Dios que así les hablo. Perdono a mis enemigos y ruego a Dios que mi sangre que van a derramar, no caiga sobre Francia...” 

Un general a caballo, tal vez Santerre, u otro, grita; ¡Tambores!. El redoble ahoga la voz del Rey. 

Los verdugos, desesperados, y con miedo de ser ellos mismos asesinados (pues Santerre y sus soldados les dispararán si no ejecutan al Rey), toman al Rey, seis de ellos desesperados, él solo desesperado, luchando y lo atan a la plancha. Con toda seguridad, sus últimos pensamientos fueron para sus acongojados seres queridos en el Temple, sobre todo el destino de sus hijos, y más que nada para el pequeño Luis Carlos, rogando a Dios, aunque sin muchas esperanzas, que su situación mejorase.

El sacerdote, le dice: “¡Hijo de San Luis, asciende al Cielo!”

Se oye el chasquido del hacha que cae, la vida de un rey segada. – Luis Augusto de Borbón, tenía 38 años, cuatro meses y veintiocho días de edad.

Así terminan los días del Rey más virtuoso de Francia, mártir de una caterva de acelerados.


Centuria VIII, Cuartilla 87- ... La sangre (de la Inocencia) se alza ante ellos en remordimiento (eterno).- Michel de Nostradamus.
Un guardia muy joven, toma la cabeza del Rey, y paseándose alrededor del patíbulo la presenta al pueblo, con gestos burlescos. Fue un pobre diablo cuyo nombre ni siquiera recogió la historia. 

Se oyen gritos de ¡Vive la Republique! que se multiplicaron pero mezclados con exclamaciones de “¡Que su sangre caiga sobre nosotros!!” 

El Duque de Orleáns se retira en su cabriolet, satisfecho. Los concejales de la comuna se frotan las manos diciendo: “Lo hicimos, lo hicimos”. El populacho moja sus pañuelos y lanzas en la sangre del Rey.

Se dice que el Rey negoció con los acelerados, el respeto a la vida de su esposa, hermana e hijos, prometiendo no llamar al pueblo a la insurrección con su ejecución. No obstante y como lo registró la historia, los campeones de la Liberté, Egalité y Fraternité despreciaban el respeto y lo primero que hicieron fue ensañarse con ellos. Por una parte, fue mejor que el Rey no presenciara la crueldad que sus seres amados sufrieron todavía más y sus despiadados asesinatos y la profanación de la tumba de su primer hijo varón Luis Xavier José, Primer Delfín, fallecido a los 8 años de edad. Estos actos nos hablan de la bajeza y ruindad de esos “ideólogos, patriotas y defensores de la democracia”.

Esa noche en los cafés, en los bares, en la calle, los Patriotas se dan la mano con los otros Patriotas de manera mas cordial que de costumbre. Esto durará sólo unos días, los que se tardan en descubrir y darse cuenta de la gravedad del acto que cometieron. El asesinato del padre.

Esa criminal salvajada traerá consecuencias y muy graves. Y miles, inocentes y culpables caerán víctimas del tremendo y asolador castigo al apartar Dios su rostro de la “Hija Mayor de la Iglesia”, desatando sobre Francia a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Hambre, miseria, complot, asesinato, terror, traición, miedo, impiedad, calumnia, guerra y lo peor de todo: el vil e infame asesinato de sus inocentes, entre ellos, el de su legítimo Rey niño: Luis XVII.

La Muerte por todos lados y a todas horas. La Parca se enseñorea sobre ese país y empieza una cosecha abundante que durará por muchos años. La sangre correrá a raudales.

Estas bestias en su locura asesina a la que los llevó el pecado de la soberbia, despedazan para siempre el orden, los valores, los principios que tanto costaron a la humanidad construir con sangre y esperanza, acaban con la Edad de Oro para dar paso a la infernal Oscuridad Eterna y hacerla caer sobre el mundo para extraviar a la humanidad hasta esta fecha.


§§§§§§§§§§§§§§§§§

Etiquetas: , , , , , , ,

6 Comentarios:

Blogger josé leopoldo dijo...

Ciertamente con el buen rey Luis XVI se siguen cometiendo en su memoria ultrajes. Uno de tantos, los EUA a quien este rey ayudó a los iniciadores de este poderoso país al nacimiento del mismo a partir de las 13 colonias cuando les envio al general Lafayette en su guerra de independencia de Inglaterra, hasta donde sé, jamás EUA le ha rendido honor alguno al Rey Luis XVI por esta ayuda tan importante.

1/27/2008 11:25:00 p.m.  
Blogger Maru dijo...

Hola! Gracias por tu comentario. Tienes razón, la memoria del Rey Luis XVI continúa empañada por las políticas de educación de la gran mayoría de los gobiernos que nacieron de revoluciones inspiradas en la que tu servidora llama salvajada. Sin embargo, en esa difícil situación los Estados Unidos fué de las naciones más vehementes en las negociaciones para obtener la libertad de la Familia Real, comprometiéndose a darles refugio en ese país y prometiendoles que el Rey y los suyos no volverian a Francia con tal de salvarles la vida; el embajador Estadounidense Morris abiertamente atacó a la revolución cuando se dieron cuenta de lo que se trataba en realidad y a la Restauración, con el Rey Luis XVIII, pronunció un discurso histórico diciendo que al estar los Borbón de nuevo en el trono, Europa era libre otra vez. Si bien muchos intelectuales e ideólogos Estadounidenses, en un principio se entusiasmaron con la idea de "Libertad e Igualdad", y fueron veloces a ese pais, se regresaron totalmente decepcionados al astetiguar el fanatismo y la irracionalidad y que ese movimiento no tenía nada de justicia. También, despues de la guerra de independencia que el Rey Luis XVI patrocinó, el gobierno Estadounidense, en agradecimiento, bautizó a dos de sus ciudades con los nombres de Dauphin County, en honor al primero hijo varón y Primer Delfin Luis Xavier José, y Marietta, en honor de la Reina María Antonieta y además, una de las estatuas más hermosas del Rey se encuentra, precisamente en los Estados Unidos.- Poco a poco, gracias a la luz que historiadores serios y valientes están echando sobre los hechos, se está comenzando a dar voz a todos aquellos que a través del tiempo han visto lo que verdaderamente fue en realidad y las virtudes tanto del Rey como de la Reina.

1/31/2008 12:37:00 a.m.  
Blogger Maru dijo...

Nota adicional: Con referencia a la invaluable ayuda del Rey Luis XVI para la independencia de los Estados Unidos, que en realidad fue una guerra contra Inglaterra que abarcó todo el planeta, ojalá puedas visitar la pieza en este blog en el archivo de julio 2007, "El Rey Luis XVI, Patrocinador de la Guerra de Independencia de los Estados Unidos".- Gracias!

1/31/2008 12:45:00 a.m.  
Anonymous libertad dijo...

Si tenéis razón, lo que le hicieron a este buen hombre y cristiano fue una auténtica salvajada. Pero el está en los cielos, y sus verdugos, todos muertos violentamente ("el que a espada mata...") en el infierno.

Así sea.

9/23/2009 04:09:00 p.m.  
Blogger lorito dijo...

en estas épocas,en que faltan héroes convincentes,la historia de Luis XVI y su hijo-,ambos muertos en circunstancias bastante feas-,se merece una revisión,no sólo por la razón y el sentido común,sino porque ambos varones eran humanos y,en el caso de Luis XVI,se podía equivocar. y su hijo era un niño inocente que no tenía culpa de nada.
gracias.

12/01/2011 08:36:00 p.m.  
Blogger Maru dijo...

Hola Lorito! Gracias por tu visita y tu comentario.Tienes razón en decir que la historia de Luis 16 y 17 se merece una revisión seria. Sin embargo, los poderes detrás de la revolución Francesa son los mismos que tienen al mundo hoy al borde de la guerra. Son los que mandan, pues. Pero mucha gente ya está enterada y otros enterándose de la verdad. Quiero señalar que el Rey, como humano podía equivocarse, pero en este caso, el Rey no era culpable de nada y el niño menos. El Rey no cometió ningún error en su gobierno, él había heredado los problemas financiero, pero ésto fue solo un pretexto, el objetivo era acabar con la Monarquía y era matar al Rey y la religión Católica, al igual que en México. Y al niño, por lo mismo, como era el Rey al ser asesinado su padre, ellos decidieron matarlo. Fue un movimiento perverso NO Occidental y que ahora lo estamos viendo como con puño de hierro va encaminado a imponer su Gobierno Único y tiene dominado hasta a los Estados Unidos. Sí, es el mismo. Saludos.

12/02/2011 09:18:00 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

-Última imagen (perfil) del Rey en vida y en prisión ¡Qué personalidad tan fuerte irradiando autoridad y majestad!-

Attention English-Speaking visitors: This blog is entirely in Spanish as there is scarce, almost inexistent, information on this tragic real-life event in the Hispanic America: Legacy of the revolutionary governments that sprang up in so many countries in the Americas, inspired in the shameful and ominous French Revolution.-/////////////////////////////////// Tenemos que mencionar que nos llena enormemente de orgullo y nos honra al máximo recibir la visita de todas las universidades del mundo incluyendo las mas antiguas y de tantos y tantos eruditos y conocedores de estos acontecimientos. Ojala que muchos universitarios no se limiten a leer solamente una página, el blog entero es de ustedes.- Gracias