martes, julio 21, 2009

RÊMY BIGOT: ENIGMATICO PERSONAJE ALREDEDOR DEL PEQUEÑO LUIS XVII

La extraña y escalofriante presencia de un enigmático personaje rodeando al pequeño Rey Luis XVII en fechas decisivas se registró por primera vez después de la partida del zapatero remendón Antoine Simón y su esposa Jeanne, que dejaron su encargo de preceptores de Luis Carlos en el mes de enero de 1794.

Pero antes de seguir y señalar la extraña presencia de esta persona, Rêmy Bigot o Bigaut en fechas demasiado importantes y que nos abre un mundo de interrogantes, recapitulemos:

1789:
Octubre 5 y 6: Grupo de mujeres pagadas y azuzadas por los conspiradores Acelerados se dirigen a Versalles con el pretexto de pedir pan al Rey (Du pain! Du pain!) obligan a la Familia Real a abandonar el Palacio de Versalles para trasladarse a París, llamándolos la chusma “El Panadero, la Panadera y el Panaderito” a los tres miembros principales: El Rey, la Reina y el Delfín.
Octubre 7: Internamiento obligado en el Palacio de los Azulejos
(Cuatro meses después del fallecimiento del Primer Delfín Louis José Xavier)
1791:
Junio 20-25:
Intento de Fuga hacia Meudon y captura en Varennes.
1792:
Junio 20.- Primer Asalto al Palacio de los Azulejos (Tullerías)
Agosto 10.- Segundo Asalto al Palacio de los Azulejos
Agosto 10-13: Estancia en el Club de los Feuillants (sección Aristócrata de los Jacobinos)
Agosto 13: Internamiento en el Temple de la Familia Real (El Rey Luis XVI, la Reina María Antonieta, Madame Elisabeth –hermana del Rey-, Madame Royale y Luis Carlos (7 años), junto con Madame Tourzel, Barón de Hue y Cléry.
1793
Lunes 21 de Enero.- 10:30 horas Decapitación del Rey Luis XVI en la Plaza de la Revolución hoy Plaza de La Concorde
10:31 horas Proclamación de Luis Carlos como el Rey Luis XVII en la prisión por su madre, tía y hermana. A la que le siguió la proclamación hecha por su tío, el Conde de Provenza, en el exilio y el reconocimiento inmediato como Rey legítimo de Francia por parte de todas las potencias extranjeras.
Julio 3 – Violenta y sádica separación de Luis Carlos de su madre y su familia y entrega del pequeño al zapatero remendón Antoine Simón.- Última vez que se vieron la Reina y Luis Carlos y se dieron el último abrazo en su vida.
(5 meses y 18 días después de la ejecución del Rey)
Agosto 2.- Traslado de la Reina María Antonieta a la prisión de La Conciergerie.-
(6 meses y 19 días de la ejecución del Rey y 2 meses de la separación de Luis Carlos)
Octubre 6 – Testimonio de Luis Carlos, presionado por la Comuna contra la Reina María Antonieta y su tía Madame Elisabeth acusándolas de corrupción y abuso sexual en contra de él. Última vez que lo vió y abrazó su hermana Madame Royale en la habitación donde estaba confinado él.
(8 meses y 15 días de la ejecución del Rey- 3 meses y 3 días de la separación de la Reina)
Octubre 16.- 12:15 horas.- Ejecución de la Reina María Antonieta en la guillotina en la Plaza de la Revolución.

1794
Enero 16 – Partida de Antoine Simón y su esposa del Temple, entregando por medio de recibo al prisionero en “buena salud”. (11 meses y 5 días de la ejecución del Rey, 6 meses y 13 días de la separación de su madre y 3 meses de la ejecución de la Reina). Con esto inicia el confinamiento en solitario del pequeño soberano.
Enero 16-31: En los Archivos Nacionales se encuentran las notas de cobro de la lavandera a las autoridades revolucionarias y entre esos días no se reportó lavado de prendas de Luis Carlos. Ni una sola. Dando la razón los Acelerados de que el ilustre prisionero “se había enfermado y como había estado en cama no había ensuciado ni una prenda”.
En estos días que siguieron a la partida del matrimonio Simon, Madame Royale lo escuchó llorar por las noches lleno de terror por encontrarse en soledad en plena oscuridad para dejarlo de oir pocos días después lo que la hizo pensar durante los dos años de confinamiento solitario, en el piso superior al de él, que Luis Carlos ya no estaba en el Temple pues tampoco supo una palabra de él.
Febrero 01 – La lavandera del Temple registra nuevamente lavado de prendas de un pequeño, lo que significa que por lo menos el día 31 de enero usó esas prendas.

(Es precisamente en esa fecha del 16 de enero donde da comienzo el más grande enigma de estos últimos doscientos años porque a partir de esa fecha, nadie de los conocidos y colaboradores cercanos alrededor de esa fecha volvió a ver jamás a Luis Carlos.
El Barón de Hue que acompañó en los primeros días a la Familia Real en su prisión y obligado a abandonar el Temple, al conocer que el pequeño quedaba solo, se cansó de solicitar a los Acelerados le permitieran atender al niño, a costa de su libertad y su vida, no autorizándolo las bestias encargadas del “gobierno”)
Y es exactamente en este punto, en esta fecha tan importante que aparece, de la nada, este caballero cuya silenciosa y misteriosa presencia se registra en actos siniestros que implicaban al pequeño Luis Carlos o al Niño del Temple.

Primera Aparición: Enero 21, 1974.- Seis días después de haberse ido el matrimonio Simon. Llega como guardia al Temple.
(Un año exacto de la ilegal ejecución del Rey Luis XVI, tres meses y cinco días después del asesinato de la Reina).

Segunda Aparición: Enero 30, 1794.- Igual.- Quince días después de la partida del matrimonio Simon y justo dos días antes de que se registre nuevamente lavado de prendas de un pequeño en el Temple. Que se comenta con insistencia, pudo haber sido la fecha para sacar al pequeño Rey de la prisión y esos 15 días los que se tardaron en colocar a un sustituto.
(Un año y 9 días después de la ilegal ejecución del Rey Luis XVI y tres meses y 14 días después de la igualmente ilegal ejecución de la Reina María Antonieta en la guillotina).

Tercera Aparición: Marzo 31, 1794.- Cuatro días después del cumpleaños (día 27) de Luis Carlos.
(Un año, dos meses y diez días después de la ejecución del Rey, y cinco meses y 15 días después de la muerte de la Reina).

1794:
Mayo 10
: Ejecución en la guillotina de Madame Elisabeth, hermana menor del Rey Luis XVI
Julio 26: Caída de Robespierre. Reacción Thermidoriana (9 Thermidor, An II)
Julio 26-27: A altas horas de la madrugada, se presenta el Conde Paul Barrás, quien había tomado el mando del gobierno Acelerado, en la celda de Madame Royale y en la de Luis Carlos, donde encuentra a un pequeño “en el más lastimoso estado digno de compasión”.
Julio 27
: Ejecución en la guillotina de Robespierre y su grupo, entre ellos el zapatero Antoine Simón.
(Un año, seis meses, 6 días después de la ilegal ejecución del Rey azuzada por el “Carnicero de Arras”)
1795
Cuarta Aparición: Junio 8:.- Día de la muerte del Niño del Temple.
Quinta Aparición: Junio 9: - Día de la autopsia del cuerpo del niño del Temple practicada por los doctores Pelletan, Dumangin, et al.- Firma el recibo del cuerpo. ¿Porqué? Él ya no trabajaba como guardia.
Sexta Aparición: Junio 10: Día del entierro del cuerpo del niño del Temple.
Temprano, ese mismo día fue llamado un Voisin, director de pompas fúnebres, por la Comuna para hacerse cargo del funeral del pequeño.
Para no llamar mucho la atención se le recomendó ordenara un ataúd blanco para una niña. Lo raro era que la medida solicitada era para un cuerpo de 1.34 metros, cuando la altura promedio de un niño de 10 años en ese entonces era de 1.24 m.
Sigue contando Voisin que él mismo fue quien tomó en brazos el cadáver de Luis Carlos de la habitación donde se encontraba y lo colocó en el ataúd, el que él mismo marcó con tiza negra, con la letra “D” de Delfín, los cuatro costados y la parte superior, trasladándolo cuatro portadores, con mucho respeto y parsimonia para bajarlo por la escalera al piso bajo donde permaneció por casi una hora, esperando que no hubiera tanta luz solar, alrededor de las 9:00 p.m. No quiso, él mismo, cerrar con clavos el féretro para no asustar a Madame Royale, que al escuchar la clavazón, podría imaginar lo que estaba sucediendo con el consecuente sufrimiento. Esto se hizo ya fuera del Temple.
Los comisarios quisieron sacar el féretro por una puerta lateral por temor a disturbios, pero cuenta el mismo Voisin, que él en su calidad de director, se impuso y decidió que el ataúd saliera por la puerta principal, acompañando el cortejo una buena cantidad de personas del pueblo, contenidas por guardias. Había llanto, gritos de dolor y sorpresa. Un comentario que corrió como pólvora entre los acompañantes fue que se les hacía demasiado grande el ataúd para el pequeño Rey. Además, de que había una gran extrañeza pues nunca se informó que el pequeño estuviera enfermo.

Otra cosa que lamenta Voisin, fue la muerte del Dr. Desault quien tenía a su cargo la atención de Luis Carlos, viéndolo la última vez en a fines de mayo de 1795, para morir sorpresivamente el 1º de junio, al igual que dos de sus asistentes días después. Y en esas fechas, por las recetas que dejó este médico, no se veía que el pequeño prisionero estuviera enfermo y menos de gravedad.
El cortejo fúnebre tomó la Rúa de la Cordeliére, siguiendo por la Rue Basfray hasta llegar a la Rue Saint Bernard, donde se encuentra el cementerio de Sainte Marguerite, entraron por la capilla, que ya había sido convertida en escuela, “para los alumnos de Salpetre” pues la puerta principal del panteón ya estaba cerrada, cruzaron un monumento derruido, como una especie de cruz que había sido derribada y ahí había quedado tirada en el suelo, y procedieron al entierro, en una fosa común, sin ceremonia alguna y no se dejó marca alguna del lugar. Era una “hermosa noche clara de fin de primavera”.
Voisin, continúa contando que justo al terminar de enterrar el pequeño féretro, se soltó un fuerte vendaval, cosa que causó conmoción entre los presentes. Eran después de las 10 de la noche cuando comenzaron a retirarse lentamente y en silencio los que conformaron el cortejo fúnebre.
Séptima y Última Aparición: Junio 13:- Rémy Bigot se presentó en el Ayuntamiento, como era obligatorio por ley, para la firma del Certificado de Defunción, dando sus datos personales y declarándose como “empleado, de 57 años de edad, domiciliado en 61 Rue Vieille du Temple” en su calidad de “amigo del finado”.
Para el año de 1795, Bigot ya no se encuentra en las listas de guardias ni de comisarios del Comité. Además, extrañamente, en el Certificado no aparecen las firmas de los comisarios Gomin y Lasné, que eran los encargados directos del “cuidado” de Luis Carlos, pero sí aparecen sólo en el Acta, y el último fue quien, se dice, lo asistió en sus últimos momentos pues el pequeño murió en sus brazos. Y lo extraño aquí es que se le da la preferencia a una persona que ya no trabajaba, en ese momento, como comisario ni guardia del Temple, sino como “empleado” en otro lugar.
El 9 de junio, al terminar de practicar la autopsia el Doctor Pelletan y equipo, se llamó a todos los comisarios presentes en el Temple y los hicieron desfilar ante el cadáver del pequeño para que lo reconocieran como el “hijo del finado Luis Capeto”. Ninguno de ellos lo había conocido antes y la mayoría si es que lo vió antes de ese momento fue de lejos y en la oscuridad. Además de que recordemos que después de la autopsia el niño estaba vendado de su cabeza y parte del rostro, pues fue re-armado precisamente después de ese examen. Así que la afirmación de ninguno de ellos es creíble.
Lo que viene a poner más extrañeza y dudas sobre este misterio es que estaban cuatro personas clave en el Temple en esa fecha y a los que, se pudo consultar para constatar la identidad del Delfín: El cocinero Meunier, que había trabajado en el Palacio de los Azulejos (Tullerías) y había visto a Luis Carlos, trabajando en su jardín y en su criadero de conejos; Tison, el servidor que le había puesto el Comité como espía a la Familia Real desde su internamiento en el Temple y conoció muy bien al niño por 14 meses y que en esa fecha de junio 8 se encontraba preso en el Temple, un tal Barón que era el portero del Temple al llegar a ese lugar la Familia Real y la más importante de todos: Madame Royale, cuyo solo testimonio por supuesto que hubiera sido determinante.
¡Y NO SE CONSULTÓ A NINGUNO DE ELLOS!
Pero quedó el enigma: ¿Qué hacía ahí ese Bigot? Y ¿Porqué se le dieron tantos privilegios en las firmas de recibos y Actas? Y lo más sorprendente de todo es que se declaró ¡¡¡ “amigo del finado”!!!
Mi muy personal opinión es que ese niño, tal vez, no era Luis Carlos, pues el pequeño Rey ya había sido asesinado al abandonar Antoine Simon el Temple. Y pienso que Luis Carlos fue asesinado después de irse Simon. ¿Tal vez el día 21 de enero, justo al cumplirse un año del asesinato de su padre?
Si lo examinamos mejor, éste era el único modo de no quedar mal ni con España, con la que se había acordado la paz contra la entrega de Luis Carlos y Madame Royal, ni con el General Charette, Jefe del Ejército Católico y Monarquista de La Vendée con quien también habian pactado la paz, con la misma promesa, faltando únicamente OCHO DÍAS para tener que cumplir. El único modo de salir “airosos” los Acelerados de este fraude era la “inesperada muerte” del soberano, si no, la osamenta encontrada en ese ataúd y el tamaño del mismo, lo indica sin lugar a dudas.

§§§§§§§§§§§§§§§§§

Etiquetas: , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal

-Última imagen (perfil) del Rey en vida y en prisión ¡Qué personalidad tan fuerte irradiando autoridad y majestad!-

Attention English-Speaking visitors: This blog is entirely in Spanish as there is scarce, almost inexistent, information on this tragic real-life event in the Hispanic America: Legacy of the revolutionary governments that sprang up in so many countries in the Americas, inspired in the shameful and ominous French Revolution.-/////////////////////////////////// Tenemos que mencionar que nos llena enormemente de orgullo y nos honra al máximo recibir la visita de todas las universidades del mundo incluyendo las mas antiguas y de tantos y tantos eruditos y conocedores de estos acontecimientos. Ojala que muchos universitarios no se limiten a leer solamente una página, el blog entero es de ustedes.- Gracias